June 17, 2018 Claudia Giraldo

MIRARSE A LOS OJOS

  • Share:

Últimamente he leído demasiado sobre automatización en nuestra profesión, desde cómo afectará el blockchain al PR o cómo los robots sustituirán a los profesionales de la comunicación y a los periodistas, como propone esta startup española.

Mi intención con este post es ponerle un punto de sensatez a estas previsiones de futuro (que recordemos, solo son previsiones, pues el futuro no existe), o dicho de otra manera, detenernos un momento y hacer un “back to basics”.

Ganar en la distancia corta

Para mi el término “relaciones públicas” lleva implícito una segunda palabra, que es “conexiones”, acuñada como network en la era digital. Si bien es cierto que es importante contar con la última herramienta de medición de reputación online, igual o más lo es estar bien conectado en tu comunidad y con personas en tu nicho de mercado. Construir una buena red de contactos puede tener mucho más valor que un software de análisis del engagement. ¿Por qué? Por estas razones:

  • Mejora tu reputación
  • Aumenta tu credibilidad
  • Ayuda a estrechar lazos con la comunidad
  • Potencia tu autoridad en un nicho de mercado
  • Genera oportunidades de negocio

Todo va de conexiones

Así pues, volvamos a las relaciones públicas en su esencia. Y más concretamente a la parte de “relaciones”. En la era donde la comunicación se gestiona casi en su totalidad por Internet -mail, whatsapps, messengers, stories- hemos perdido los hábitos clásicos de tomarse un café, hablar por teléfono,  contarnos las cosas sin emojis ni doble check azul ni mailtrack que se tierce.

La base de datos de periodistas es importante, pero no nos olvidemos de estrechar lazos con otras empresas del sector, líderes de opinión, bloggers, instituciones, emprendedores, etc. Y para ello hay que moverse, salir a la calle, reunirse, asistir a eventos, participar en foros, etc. La sociedad del todo para ayer no nos lo pone fácil, pero hay que ser conscientes de la importancia de cuidar la red de contactos y por eso debería formar parte de la lista de tareas semanal.

En definitiva, desvirtualizar y mirarse a los ojos. ¿Quién se apunta? 🙂

, ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *